Achel Brune


Achel Brune

  Volver atrás
Haz tu valoración
 
4,00
Achel Brune
Bebida con alcohol
FICHA TÉCNICA

Comparar
Comprar en:
  • sibaritia
DATOS GENERALES
  • Descripción: Color muy bello caoba, límpida. Espuma beige bastante abundante, pero medianamente estable. La saturación es bastante abundante. A la nariz, el esters están muy presentes, pero sin exceso, el aroma es profundo, dulce y ampliamente aromático. La boca ofrece un ataque perfecto y fuerte pero sin pesadez alcohólica y sin espesor excesivo, es perfectamente entrante. El cuerpo es firme, la longitud se extiende bien, la boca ofrece tonos picantes agradables (levadura y carbonatacion) y una pequeña astringencia pimentada que acompaña una amargura ligeramente acre. Equilibrio perfecciona sabores de caramelo blando y de especias.



    La historia de la cerveza casera Achel es sumamente interesante. Situado en Bélgica, el monasterio De Achelse Kluis ha sufrido a lo largo de los tiempos muchos problemas relacionados con guerras y revoluciones. Pero ha sabido permanecer indemne a esas situaciones para seguir elaborando una de las mejores cervezas artesanales de toda Europa. La cerveza Achel es una de las cervezas caseras más reconocidas por los especialistas europeos. Pero el hecho de llegar a ocupar ese sitio no le resultó para nada fácil a los monjes trapenses belgas, que ocuparon hace más de tres siglos la abadía De Achelse Kluis, en Flandes. Desde 1656 que esa abadía es un lugar de oración para monjes católicos que se rigen por los principios trapenses de obtener el sustento por sus propias manos. Pero durante la revolución francesa debieron dejar el establecimiento desocupado, retomando recién en 1846 el sitio perdido, renombrándolo Saint Benedictus. Les tomó un importante trabajo a los monjes volver a poner en funcionamiento esa tierra, que se encontraba fuera de estado y muy deteriorada. Pero ese no fue el único drama que debieron enfrentar, ya que durante la Primera Guerra Mundial todos los artefactos que los monjes tenían para fabricar su cerveza fueron confiscados. Los alemanes les quitaron los elementos para fundirlos y crear armamento, siendo 1914 el último año cervecero de Achel. Pero 1989 vio como todo resurgía de la mano de Fray Antoine. Él se encargó de poner nuevamente en funcionamiento la producción cervecera del monasterio. Allí se producen variedades de rubias y negras de grandísima calidad. Aunque son bastante difíciles de conseguir, al igual que la gran mayoría de cervezas trapenses, los especialistas indican que lo mejor es pegarse una vuelta por el bar que ellos mismos atienden en el monasterio. Allí se pueden saborear increíbles especímenes tirados de una de las mejores cervezas europeas, la Achel.
  • Características especiales: Con gas

Bebida publicada por: sibaritia

Añadir más información [+]

Comentarios de Achel Brune (0)

¿Has probado esta bebida? Cuéntanos qué te pareció



Bebidas similares

Volver atrás
| Olvidé clave
Da de alta tu bebida